La semana pasada en #lacaraB de Comandante Tom, en OndaInversión  hemos hablado de ciudadanos que se responsabilizan e implican en el cambio de su entorno más inmediato.

Se trata de EVA (Espacio Vecinal Arganzuela), un movimiento vecinal nacido en Arganzuela que reclama un Mercado abandonado por las instituciones desde hace décadas para transformarlo en un espacio de encuentro vecinal y de activación de un barrio que ha experimentado un crecimiento de población enorme sin que las necesidades de los vecinos se vean cubiertas.

El olvidado Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi, cubre una superficie de 24.000 metros cuadrados y los vecinos demandan la cesión temporal de las instalaciones del mercado y se comprometen a adecuar el espacio y a generar y a gestionar actividades abiertas al público y sin afán de lucro.

La propuesta construye hacia un modelo de urbanismo p2p con un modelo de ciudad basado en la creatividad, el conocimiento y la colaboración alejado del modelo imperante basado en la propuesta única de los intereses económicos. Son espacios que crean un valor fundamental para la sociedad desde el emprendimiento y el intercambio de los propios vecinos.

Niña desea que su barrio sea suyo

De esta forma Madrid se acercaría a ciudades mucho más participativas y creativas como es el caso de Berlín. Una propuesta que en Madrid se sumaría a proyectos de éxito ya existentes como puede ser El Campo de la Cebada.

Sin duda estamos ante la posibilidad de ver como unos vecinos vertebran ciudades que se deshumanizan en procesos de pérdida de identidad debido a su gentrificación.

 

Imágenes por cortesía de EVA (Espacio Vecinal Arganzuela)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.